UTILIZAMOS COOKIES PROPIAS.
Para mejorar nuestros servicios y personalizar contenido, estas son de obligada aceptación para poder garantizar un correcto funcionamiento de la web.

COOKIES DE TERCEROS
Con finalidad analítica.
Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Para obtener más información sobre el uso de las cookies, configuración, origen, sus finalidades y sus derechos, acceda a nuestra Política de cookies

Para aceptar su uso puede hacer click en el botón

ACEPTAR TODAS

Si usted no está de acuerdo con alguna de estas, PUEDE CAMBIAR SUS PREFERENCIAS:

RECHAZAR SOLO COOKIES DE TERCEROS
RECHAZAR TODAS

Blog Viajes Eurotrip Bidaiak: Australis, cruceros por el Fin del Mundo

Ver todos los post

"Australis, cruceros por el Fin del Mundo"

0

Sin duda un lugar mágico, especial. Voy a intentar transmitiros lo que sentí.
La primera vez que fui, fue en Abril del 2010. Tenía muchas ganas de conocer esa zona. Conocía ya bien Punta Arenas y Ushuaia, que son los puertos de origen y/o final del crucero, pero me faltaba esa zona. Y pisar Cabo de Hornos era algo que siempre tenía en mente.
El crucero puede ser de 3 noches, de Ushuaia a Punta Arenas; o de 4 haciéndolo a la inversa. También hay quien hace la semana completa.
Comenzaré diciendo que los barcos de la cadena Australis son maravillosos en todos los aspectos. Cuentan con una tripulación muy bien formada, auténticos profesionales, y sumamente amables.
La vida a bordo es muy amena. Pensad que no se trata de un barco enorme de los del Caribe, en los que hay piscinas, espectáculos, cines, teatros...; no, la vida a bordo en estos barcos consiste en relajarse, disfrutar del paisaje, y aprender durante las charlas y documentales que ofrecen todos los días para quien quiera asistir. Todo esto al margen de su gastronomía, de gran calidad, y de los gratos momentos que se pasan tras la cena, bien sea charlando con la gente, o con un karaoke. Hay tiempo para todo por esos mares.
Yo estaba acostumbrada a ver los glaciares en Argentina o Chile, siempre desde un barco o una pasarela. Aquí son más pequeños, pero me impresionó acercarme a pie hasta su base, poder tocarlos literalmente.

Lo mismo con la fauna, no se toca a los animales para no invadirlos, no porque no podamos por la distancia.

Cada vez que se hace una visita, nos acercan en zodiacs hasta la orilla, navegando entre infinidad de pequeños trozos de hielo.
Hay que ir bien equipado, pues nos podemos encontrar con lluvia, frío, viento y granizo.
Al final de cada excursión, antes de subir de nuevo a la zodiac, nos esperasiempre una pequeña e improvisada barra de bar, con whisky y cubitos de hielo milenarios. Son todo detalles.
La vispera del desembarque en Cabo de Hornos, nos dan una serie de consejos sobre cómo hacerlo. También nos proveen de botas katiuskas altas, y siempre aconsejan tomar alguna pastilla contra el mareo, ya que en esa zona, suele haber mala mar.
Se llega muy temprano, al alba. Con la tenue luz del amanecer, la isla tiene un brillo especial. El sueño por el madrugón, el viento en la cara, el silencio, y pensar dónde estás, te hace sentir extraño, como si flotaras...

En la isla sólo está el Monumento al Albatros, una capillita de madera con la foto del Papa, y la casa del guarda con el Faro, a quien desde hace ya unos pocos años, le permiten vivir con su familia; eso sí, máximo un año, si no, es para volverte loco.

En fin, un viaje inolvidable que espero repetir de nuevo. Y además, aunque se conozca ya parte de Chile o Argentina, al tratarse de países tan grandes, siempre tenemos posibildades de combinar el crucero con algo nuevo.

Recomendable al 100%!!!

"Soy el albatros que te espera en el final del mundo.
Soy el alma olvidada de los marinos muertos
que cruzaron el Cabo de Hornos desde todos los mares de la tierra.
Pero ellos no murieron en las furiosas olas,
hoy vuelan en mis alas, hacia la eternidad,
en la última grieta de los vientos antárticos"
Sara Vidal

Este es el poema que se puede leer en el Monumento a los Marines, una enorme estatua de un albatros, en la isla de Cabo de Hornos.
Podéis echar un vistazo en nuestra web, y si tenéis alguna duda, estaremos encantadas de aclarárosla:
http://www.viajeseurotrip.es/nuestros-destinos/argentina/cruceros-australis/38
http://www.viajeseurotrip.es/nuestros-destinos/chile/5

Marta Vidaor

AQUÍ PUEDES COMPARTIR TUS COMENTARIOS SOBRE ESTE POST

He leído y acepto la Política de Privacidad