UTILIZAMOS COOKIES PROPIAS.
Para mejorar nuestros servicios y personalizar contenido, estas son de obligada aceptación para poder garantizar un correcto funcionamiento de la web.

COOKIES DE TERCEROS
Con finalidad analítica.
Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Para obtener más información sobre el uso de las cookies, configuración, origen, sus finalidades y sus derechos, acceda a nuestra Política de cookies

Para aceptar su uso puede hacer click en el botón

ACEPTAR TODAS

Si usted no está de acuerdo con alguna de estas, PUEDE CAMBIAR SUS PREFERENCIAS:

RECHAZAR SOLO COOKIES DE TERCEROS
RECHAZAR TODAS

Blog Viajes Eurotrip Bidaiak: La Bahía de Halong, donde el dragón desciende al mar

Ver todos los post

"La Bahía de Halong, donde el dragón desciende al mar"

0

Cuando la gente me habla de viajar al paraíso, normalmente se refiere a paisajes de palmeras, aguas turquesas y arenas blancas. Y efectivamente lo son. Pero para mí (y hay otros paraísos perdidos por el mundo de los que otro día hablaré), es Halong; la Bahía de Halong, en Vietnam.

Cuenta una de las leyendas que, durante los tiempos del Emperador de Vietnam, los chinos quisieron apropiarse de sus tierras. Fue entonces cuando el Emperador pidió ayuda a una familia de dragones, que lanzaron piedras y jade para hundir a los barcos enemigos. Una vez terminada la batalla, y siendo conscientes de la belleza del lugar, decidieron quedarse allí para siempre.

La otra leyenda cuenta que, cuando los mismos dragones agitaron sus colas descendiendo al mar, hicieron que emergieran todos los islotes de la bahía, cerca de 2.000, con numerosas cuevas.

La mayoría de las islas están vestidas de verde, con mucha vegetación.

Pero Halong no sólo es paisaje. En la bahía hay poblados flotantes de pescadores, con sus sonrisas perennes; también se pueden hacer otras actividades como recorridos en bicicleta, cursos de cocina, taichi, kayak ...

Amanecer en Halong, disfrutar de un baño en sus aguas color esmeralda, o darse un paseo en piragua mientras cae la noche, es para volverse loco.

Normalmente se hace un minicrucero de una o dos noches, donde miman a la gente de tal manera que da gusto, orgullosos de mostrarnos sus tesoros.

Sin duda, recomendable al 100%. Yo, al menos, ¡¡espero volver!!

CONSULTA NUESTRO VIAJES A VIETNAM

Marta Vidaor

AQUÍ PUEDES COMPARTIR TUS COMENTARIOS SOBRE ESTE POST

He leído y acepto la Política de Privacidad