BLOG

Nuestros destinos y viajes desde otro punto de vista, tal y como lo vivimos nosotras.

VIAJE A SRI LANKA

En el mes de mayo, tuve la suerte de visitar SRI LANKA, país bastante desconocido para la mayoría de viajeros pero bien apodado “la perla del índico”

Es una isla pequeña, situada en el índico, cerquita de la India. Para que os hagáis una idea real de las dimensiones de la isla, aprox. de norte a sur se tarda en coche 4 hrs y media y de este a oeste aprox. 4 horas.

País multiétnico y  multireligioso dónde conviven pacíficamente budistas, hinduistas, islámicos y cristianos..

Hay 2 comunidades principales: Cingaleses y Tamiles, que sobre todo se sitúan en el noreste del país.

El ser un país bastante desconocido, turísticamente hablando es debido a la guerra civil que tuvieron en el país durante 30 años y que acabó hace aprox. 10.

Colombo, es la capital y la entrada al país. El aeropuerto no demasiado grande y dónde no tardamos demasiado en hacer los trámites de aduana.

 La 1ª impresión es de ciudad caótica, como todas las asiáticas, llena de coches, tuk tuks y mucha gente y actividad por todos los sitios.

La visita de Colombo incluye, el mercado, colorista con gran variedad de frutos, hortalizas….y una vuelta por sus calles, repletas de edificios coloniales y edificios modernos y con un paseo que da al mar y en la que merece la pena darse un paseo y ver la diversidad del país.

La visita de la ciudad incluyó la visita de varios hoteles para poder luego recomendaros las mejores opciones.

Dejamos la capital para adentrarnos en la zona centra*norte de la isla en lo que se denomina triángulo cultural, centro cultural y religioso del país:

Anuradhapura, la 1º capital del imperio cingalés. Es una ciudad repleta de restos arqueológicos, templos, jardines, lagos…y las enormes dagobas (estupas). Ver lo principal te lleva mínimo 3 hrs por lo que os recomiendo, dado el calor y la humedad que hace, coger un tuk tuk que os lleve de un sitio para otro.

Dambulla,..  Aquí tendréis que subir a las cuevas, dónde están los Budas, pinturas, todo relacionado con la vida de Buda. Centro de peregrinación para los budistas.

Sirigiya, me encantó la visita. Se le llama también la roca del león y es un resto arqueológico construido sobre una gran roca. Un tesoro.

Para subir hasta arriba hay un montón de escaleras (dicen aprox.1000), yo no las conté pero si puedo decir que son muchísimas y muy empinadas. Creo que todo el mundo no está preparado para subirlas pero si creo que todo el que pueda hacerlo, lo haga. Las vistas que se obtienen desde arriba son inigualables.

Polonnaruwa fue la 2ª capital tras Anuradhapura y todavía más grandiosa. Ruinas de palacios,monasterios,  dagobas, lagos artificiales….y todo entre gran vegetación. 

Expecialmente a destacar y que me impactó fueron los 3 gigantescos Budas talaldos en la pieda de “Gal Vihara “. Ambiente mágico. Un “must” para los amantes de la arqueología y del arte.

Kandy: Ya en las tierras altas, es uno de los sitios que mas me gustaron. Al estar ubicada en una meseta rodeada de montañas, y  cubiertas de plantaciones de té y selvas tropicales estaba bastante cubierta con niebla, algo habitual.  Merece la pena visitar la ciudad, con su lago en el centro, sus edificios coloniales y su Buda gigante presidiendo la ciudad.

El punto de mayor atracción es el templo dónde guardan el “diente de Buda” . Impresionante admirar todos los peregrinos que acuden al templo y su gran espiritualidad.  Realmente la habitación dónde se encuentra la reliquia no se puede ser visitada por los turistas.

Desde Kandy, una de las visitas más esperadas, es la subida a las tierras altas.

El centro es Nurawa Eliya, ciudad con aires británicos, sin especial atracción pero rodeada por los campos de thé, iniciado por los ingleses.

Espectacular los campos verdes con las mujeres locales recogiendo las hojas de thé, envueltas en sus ropajes de colores.

El litoral de la isla está rodeada de grandes playas, por cierto son todas larguísimas, y con arena bastante clarita, sin llegar a ser blanca como las de Maldivas.

Son una gran alternativa para acabar un viaje Sri Lanka y en el caso de las “lunas de miel” que disponen de presupuesto ajustado, es una opción super recomendable.

Las mejores playas se encuentran sobre todo en la costa este, como Trincomalee y Pashikuda, con una amplia gama de hoteles para todos los gustos y en la costa oeste, al sur de Colombo y muy cerquita de Galle.

La última visita antes de llegar a Colombo, para coger vuelo de vuelta a Madrid, visitamos un lugar que me impresionó muy gratamente, la visita del orfanato de elefantes de Pinnawella.

Localización del lugar, al lado del río adónde llevan a los elefantes a darles un baño. Merece la pena su visita.

Por último, haciendo un resumen, la visita de Sri Lanka, me mereció mucha la pena y me sorprendió:

En un territorio tan pequeño, puedes hacer visitar culturales, en el centro del país, naturaleza en vivo y en directo en los diversos parques nacionales dónde puedes hacer safaris, ejemplo el parque nacional de Yala en el sureste de la isla: Ciudades coloniales y amuralladas como Galle, con sus vestigios de colonialismo, holandés, portugués y británico y como colofón extensas playas rodeadas de vegetación, y con arena clara y muy fina.

Buena gastronomía, con abundantes especias y curry y una población muy amable y sonriente.

Especial atención a 2 productos importantes del país: Té y canela de Ceylán.

Espero que os haya gustado y que os dé ganar de conocer este destino.

 

Os animo a todos porque no os va a decepcionar!!!

 

BLANCA

DEJA UN COMENTARIO

* VERIFICACIÓN DE SEGURIDAD, ESCRIBE EL TEXTO CAPTCHA Image

(*Campos obligatorios)